CINE ARTE: “Kiss me stupid” de Billy wilder

 
 
"Kiss me stupid"
(1964)
 
Director: Billy Wilder
 
Género: Comedia
 
Blanco y negro
 
 
Intérpretes:
Dean Martin… Dino
Kim Nivak…. Polly the pistol / Zelda
Ray Walston… Orville J. Soopner
Felicia Farr….Zelda "Lambchop" / Polly the pistol 
Cliff Osmond….Barney
 
 
 
Kiss me stupid : La comedia clásica en Hollywood
 
Aprovechando elementos ya conocidos por los espectadores: el stand up comedy, el musical, la comedia de enredos… Wilder aprovecha para burlar la censura de las ligas puritanas. Empleando recursos de su idolatrado maestro: Ernest Lubitsch consigue que aquello posible de escándalo sea considerado un simple asunto de celos enfermizos.
 
Wilder, con Dean Martin, se atreve a romper el estereotipo de hombre impecable para mostrar a un playboy empedernido, cuyo interés es solo la seducción. No termina redimido como en Hollywood más clásico hacía.
 
Por otro lado, el adulterio, conducta nada grata para el cine PostMacCarthy, es presentado de manera cómica de modo que, el espectador siente que no hubo tal.
 
De otro lado, hay buenas razones para que se dé: La mujer ayuda a su marido; el a su vez tiene un gesto de nobleza con una mujer que vive en la perdición. Al final, todos satisfechos: Marido y mujer juntos, con adulterio justificado, el par de amigos con su minuto de fama y de éxito; la chica díscola ha conocido el placer de la vida matrimonial y por añadidura, consiguió algo de dinero extra y nuestro playboy, tiene un hit musical y las delicias de una casta esposa pero también devota admiradora.
 
 
"El toque Lubitsch" ese agregado de las comedias del maestro europeo casi se percibe en esta de Wilder. Aunanando magníficas actuaciones, una fotografía deudora de los fotógrafos de la época de la depresión de los años 30; una música que funciona con una precisión inigualable, sin dejar de lado los movimientos de la cámara y unos diálogos frenéticos, el espectador asiste a una obra que sólo el mismo Ernst Lubitsch podría haber mejorado.
 
Dean Martin, parece no ser ya la gran estrella, así que el director lo pone más como un actor secundario, que como verdadero protagonista. Igual ocurre con Kim Novak, quien tiene una parte muy limitada, lo que no significa de menor  calidad.
 
Ver a Wilder es poder evaluar la comedia clásica y el esplendo de una industria que iba a entrar en decadencia. La comedia de rubias estúpidas de los 80 no tiene punto de comparación ni de unión con estas rubias de los 50 y 60.
 
 
nota: Carlos Mario Pineda, coordinador de video arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s